Acupuntura para aumentar nuestras defensas.

Llamamos inmunidad (del lat.: privilegio de exención o “estar libre”) a la resistencia de un organismo vivo frente a una enfermedad o proceso infeccioso. La inmunidad adquirida activa se obtiene cuando se ha dado una exposición a la infección (o se ha vacunado) y se han producido anticuerpos específicos y células con memoria inmunológica, que generan una resistencia a infecciones posteriores del mismo tipo.

La inmunidad pasiva adquirida es de corta duración y se produce cuando se administran anticuerpos específicos. El sistema inmunitario protege al organismo de una amplia variedad de agentes infecciosos; es capaz de reconocer a los componentes de un agente patógeno para iniciar luego una serie de respuestas destinadas a eliminarlo. Las características fundamentales de estas respuestas son la especificidad y la memoria, que dan lugar a dos tipos de sistemas de defensa: la inmunidad humoral, respuesta inmunitaria mediada por anticuerpos, y la inmunidad celular, respuesta mediada por células.

Para llevar a cabo sus funciones, el sistema inmunitario debe poder distinguir entre los componentes de su propio cuerpo y los que pueden ser perjudiciales. Este objetivo se consigue por la interacción de antígenos y anticuerpos y de antígenos y receptores de superficie de las células T denominadas “células de ayuda”. Las células T estimulan un segundo tipo de células denominadas “citotóxicas” o “células asesinas”, que atacan a la célula portadora del antígeno. De esta forma pueden destruir tejidos invadidos por virus parásitos o que están sufriendo cambios cancerosos. También actúan sobre células de tejidos que han sido trasplantados, causando el rechazo del trasplante, y también en las reacciones alérgicas retardadas.
En las enfermedades autoinmunes, el sistema produce anticuerpos (denominados autoanticuerpos) que se dirigen contra las células del propio organismo, ocasionando a menudo graves consecuencias.



LA MEDICINA TRADICIONAL CHINA Y LA INMUNIDAD:
Para la MTC, la salud es movimiento permanente y equilibrio del yin y del yang. Estar “en” y “con” la Naturaleza de todas las cosas. Es adaptación del organismo a los cambios y transformación del proceso de enfermedad en salud.
En MTC hablamos de sistemas de protección que el organismo dispone para la lucha contra agentes patógenos exógenos, por ejemplo, síndromes invasión por frío, calor, viento, etc.

Cuando hablamos de weiqi, nos referirnos al sistema de Energía de Protección Externa que recorre y se distribuye en la piel, las cuatro extremidades y dentro de los órganos y vísceras, que circula generalmente fuera de los vasos. Se origina en el Estómago y el Bazo, tiene la función de nutrir y calentar tanto el interior como el exterior, proteger la superficie, combatir la energía patógena externa, nutrir la región subcutánea, abrir y cerrar los orificios sudoríparos con el fin de proteger al cuerpo de los factores patógenos exógenos. Por tal motivo se llama Qi Defensivo.

En el CENTRO MEDICO HOLISTICO (CMH) con la estimulación de determinados puntos acupunturales podemos lograr elevar nuestro sistema inmunitario y prevenir un sin número de enfermedades, así como tratarlas por igual. Además contamos con otras terapias las cuales nos podrían ayudar también a conseguir este fin como puede ser: Quiropráctica, Biomagnetismo Médico, Nutrición Ortomolecular, etc.

  • Dr. José A. Rodríguez Gamboa.
  • Calle 36 No. 465 G entre 29 y 31. Col. Jesús Carranza.

    De lunes a viernes de 8:00 a.m. a 1:00 p.m. y de 4:00 a 7:00 p.m.
    Sábados de 8:00 a.m. a 1:00 p.m.

    Previa cita.
    999 970 6903.
    999 236 2535.