¿Cuándo debo acudir al médico especializado en fertilidad?

En múltiples ocasiones durante la consulta, muchas parejas hacen comentarios referentes a la falta de información acerca del mejor momento para acudir al médico especialista en reproducción.

Muchos llegan a mi consultorio después de 5 o más años, de estar acudiendo a diferentes médicos, después de múltiples tratamientos sin éxito o simplemente en espera de que se dé un embarazo sin sospechar que se tiene un problema, dejando pasar un tiempo, que para las parejas con problemas de fertilidad es muy valioso.

Ya que mientras mas tiempo pase de infertilidad las posibilidades de lograr un embarazo van disminuyendo. Por lo anterior, es importante enfatizar algunos momentos clave o circunstancias que nos deben hacer acudir con el biólogo de la reproducción.

Entre las condiciones a considerar están:
1. Tiempo de infertilidad. Se considera infertilidad después de un año de tener actividad sexual regular, sin método anticonceptivo. Por lo que, si ya paso un año de estar buscando un embarazo y este no se ha dado, es necesario acudir a valoración, ya que en el 80% de los casos hay un problema que está evitando que se dé él embarazo.



2. Edad de la mujer. La mujer a diferencia de los hombres tiene un reloj biológico establecido (desde que nace tiene una cantidad de óvulos determinada, cuando estos se acaban llega la menopausia) sin embargo a partir de los 35 años, la reserva ovárica (cantidad de óvulos) disminuye un 50% aproximadamente de manera abrupta, también la calidad de estos se va afectando cada año consecutivamente; Por lo que si en la pareja, la mujer tiene 35 años o más, no debe esperar a que pase un año de relaciones, con 6 meses que no se de el embarazo es meritorio la visita al especialista en infertilidad.

3. Ser portador (a) de una enfermedad que condiciona una posibilidad de embarazo disminuida. Hoy en día sabemos que hay ciertas enfermedades que por si mismas condicionan una posibilidad menor de lograr el embarazo, entre estas patologías encontramos: la endometriosis, el síndrome de ovarios poliquísticos, amenorrea (3 o más meses sin periodos menstruales) en la mujer. En el hombre el varicocele, hipo y epispadias, ausencia de eyaculación, antecedentes de cáncer testicular, o traumatismos importantes testiculares, falta de descenso testicular (criptorquidia)

4. Parejas del mismo sexo. En la actualidad ya contamos con alternativas para que las parejas del mismo sexo tengan la posibilidad de tener descendencia a través de diversas técnicas de reproducción asistida.

5. Deseo de valorar su potencial fértil tanto en mujeres como en hombres.

Así como estas, hay muchas otras condiciones que pueden afectar, sin embargo estas son las más relevantes, para acudir con el especialista en reproducción.