Miomectomía laparoscópica.

La miomectomía es un procedimiento quirúrgico para extirpar fibromas uterinos, llamados también “miomas”. Estos crecimientos no cancerosos comunes aparecen en el útero.

Los miomas uterinos generalmente se desarrollan durante los años fértiles, pero pueden ocurrir a cualquier edad, estos ocasionan sangrado uterino anormal, dolor pélvico crónico, infertilidad, alteraciones en la micción y en la defecación entre otros.

El objetivo de la miomectomía es extraer solo los miomas que causan síntomas conservando todo el útero.

A diferencia de una histerectomía, en la que se extirpa todo el útero, en una miomectomía se extirpan solo los fibromas y se deja el útero.

Las mujeres que se someten a una miomectomía presentan mejoras en los síntomas de miomas, entre ellas, una disminución del sangrado menstrual intenso y de la presión pélvica y en aquellas en las que los miomas ocasionan esterilidad suelen resolver el problema de infertilidad., normalmente en Yucatán este procedimiento se realiza de forma abierta o convencional, lo que ocasiona grandes incisiones, sangrado y dolor.

La miomectomía laparoscópica es una técnica quirúrgica de mínima invasión, en lugar de operar a las pacientes a través de grandes incisiones, utilizamos instrumentos quirúrgicos con acceso a través de orificios menores de 1 cm y una endocámara de ultra alta definición que permite al cirujano maximizar el rango de visión (brinda una calidad de visión aún mayor que la de sus propios ojos) y precisión de la cirugía, esto tiene importantes ventajas:



•Menos dolor (90% menos que en cirugía tradicional).
•Menor pérdida de sangre.
•Menor riesgo de infección.
•Cicatrices más pequeñas.
•Hospitalización más corta.
•Recuperación más rápida.
•Mejor visualización.
•Mayor precisión quirúrgica (Cirugía con menor sangrado y más segura).

Los resultados de una miomectomía laparoscópica comprenden los siguientes:

•Alivio de los síntomas. Alivio de signos y síntomas molestos, como sangrado menstrual excesivo, dolor pélvico y presión.

•Mejora en la fertilidad. Buenos resultados de embarazo en un plazo aproximado de un año después de la cirugía.

Después de una miomectomía laparoscópica, se sugiere un tiempo de espera de tres meses antes de intentar la concepción para permitir que el útero se recupere.