Hernia de hiato en bebés.

Es una afección en la cual una porción del estómago se extiende a través de una abertura en el diafragma ubicado en el tórax. (El diafragma es la capa muscular que separa el tórax del abdomen). Dicha condición provoca que parte del estómago de su niño se abulte a través de un hiato (apertura pequeña) en su diafragma. Esta parte del estómago podría moverse hacia arriba y hacia abajo, o podría quedarse atrapado en el diafragma. Es posible que su niño haya nacido con un hiato grande o con una hernia hiatal.

La acidez es el síntoma más común de una hernia hiatal, esto ocurre generalmente después de las comidas.
Es posible que su hijo no tenga ningún signo o síntoma o podría tener alguno de los siguientes:

•Dolor abdominal, especialmente en el área justo arriba del ombligo de su niño.
•Eructar o tener hipo con frecuencia.
•Vomitar o escupir.
•Tos o ronquera.
•No comer bien debido a que se siente lleno o inflamado.
•Crecimiento deficiente.
•Evacuaciones oscuras.
•Problemas de respiración.
•Infecciones de pulmones frecuente, como neumonía.

En caso de padecer de una hernia hiatal su niño podría necesitar cualquiera de lo siguiente:

•Los medicamentos: estos podrían administrarse para aliviar los síntomas de la acidez. Estos medicamentos ayudan a disminuir u obstruir el ácido estomacal. Estos deben ser recetados solo por el experto, debe evitar la automedicación.



•La cirugía: esta podría realizarse cuando los medicamentos no puedan controlar los síntomas de su niño u otros problemas estén presentes. El especialista de su niño también podría sugerir la cirugía dependiendo del tipo de hernia que tenga. La funduplicatura es una cirugía que envuelve la parte superior del estómago de su hijo alrededor del esfínter esofágico para fortalecerlo.

Estos son algunos tips de nutrición y cambios en el estilo de vida para aliviar los síntomas de acidez en su niño:

•Evite darle a su hijo alimentos que empeoren sus síntomas. Estos podrían incluir los alimentos picantes, jugos de fruta, cafeína, chocolate y menta.

•Dele a su niño varias comidas de porciones pequeñas durante el día. Las porciones pequeñas le dan al estómago menos alimentos que digerir.

•Evite que su niño se acueste o incline después de comer. No permita que su niño coma alimentos de 2 a 3 horas antes de la hora de acostarse. Esto disminuirá su riesgo de reflujo.

•Su niño debería mantener un peso saludable. Si su niño tiene sobrepeso, la pérdida de peso podría ayudar a aliviar los síntomas.

•Haga que su hijo duerma con la cabeza elevada al menos 6 pulgadas. Pregunte al médico de su niño cómo hacer esto con precaución.

Por último solo queda pedirle llevar a su niño a sus consultas periódicas con el especialista para monitorear su salud y prevenir diversas enfermedades.

  • Dr. Lorenzo G. Montalvo Castro.
  • Cirujano Pediatra.
    Ced. Esp. 0028965. UNAM.

    Centro Médico Pensiones. Consultorio 203 A.
    Calle 7 No. 215 A entre 32 y 34 Col. García Ginerés.

    Atención con previa cita:
    999 920 1130.
    999 241 2285.