Disfunción eréctil (DE) y enfermedad cardiovascular en el hombre.

En esta ocasión vamos a aprovechar que el día 29 de septiembre del 2021 se celebra a nivel internacional el Día Mundial del Corazón para hablar sobre un marcador de enfermedad cardiovascular, sobre todo a nivel coronario (arterias del corazón): la disfunción eréctil (DE).

La DE se considera un factor de riesgo cardiovascular, siendo un importante predictor de enfermedad coronaria, sobre todo en menores de 50 años. Existe un alto porcentaje de pacientes con enfermedad coronaria que sufren de disfunción eréctil.

Hace algunos años creíamos que la a cumulación de placas en las arterias del cuerpo (ateroesclerosis) era la razón por la cual la disfunción eréctil suele preceder a los problemas cardíacos. Sabíamos que la acumulación de placas reducía el flujo sanguíneo en el pene, lo que dificultaba la erección. Sin embargo, hoy en día sabemos que la disfunción eréctil que precede a los problemas cardíacos se debe con mayor frecuencia a la disfunción del revestimiento interno de los vasos sanguíneos (endotelio) y del músculo liso. La disfunción endotelial causa un suministro de sangre inadecuado al corazón y un flujo sanguíneo deficiente al pene y participa en el desarrollo de la ateroesclerosis.

Además de compartir un proceso patológico en común, la disfunción eréctil y la enfermedad cardíaca también comparten numerosos factores de riesgo:

1.Diabetes. Los hombres que padecen diabetes tienen un alto riesgo de disfunción eréctil y enfermedad cardíaca.

2.Tabaquismo. Fumar aumenta el riesgo de desarrollar una enfermedad vascular y puede provocar disfunción eréctil.

3.Consumo de alcohol. Beber demasiado alcohol puede provocar una enfermedad cardíaca y podría contribuir a otras causas de enfermedad cardíaca, tales como hipertensión arterial o valores anómalos de colesterol. El alcohol también dificulta la erección. Si usted bebe alcohol, es mejor hacerlo con moderación. Moderación significa que beber no es intoxicarse (o embriagarse) y que usted no consuma más de 1 trago al día si es una mujer y no más de 2 si es un hombre. Un trago se define como 350 ml de cerveza, 5 150 ml de vino o 45 ml de licor fuerte.



4.Hipertensión arterial. Con el tiempo, la hipertensión arterial daña el recubrimiento de las arterias y acelera el proceso de la enfermedad vascular. Ciertos medicamentos para la presión arterial alta, como los diuréticos tiazídicos, también pueden afectar la función sexual.

5.Nivel elevado de colesterol. Cuando hay un nivel elevado de colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés, conocido como colesterol “malo”), se puede producir ateroesclerosis.

6.La edad. A medida que envejeces, las erecciones pueden tardar más en desarrollarse y pueden no ser tan firmes. Cuanto más joven eres, más probabilidades tienes de que la disfunción eréctil sea una señal de riesgo de enfermedad cardíaca. Los hombres menores de 50 años corren un riesgo especialmente alto.

7.Obesidad. El exceso de peso normalmente empeora otros factores de riesgo de enfermedad cardíaca. 8.Testosterona baja. Los hombres que tienen la testosterona baja presentan tasas más altas de disfunción eréctil y enfermedad cardiovascular que los hombres con niveles normales de testosterona.

Si has sido nuestro paciente, podrás darte cuenta de que, durante la consulta siempre platicamos sobre estos factores de riesgo y ponemos especial énfasis en las modificaciones en el estilo de vida, sin embargo, sabemos que esta es la parte más difícil del tratamiento, pero no imposible.

Hay pacientes que han mejorado, increíblemente, con estas modificaciones y que, hoy en día, son más activos sexualmente y se sienten bien física y mentalmente.

ACTÍVATE. HAZ EJERCICIO Y MEJORA TU ALIMENTACIÓN Y VERÁS QUE TU SALUD SEXUAL MEJORA.