Hipotiroidismo durante el embarazo.

La enfermedad de la tiroides es un grupo de trastornos que afecta la glándula tiroidea. La tiroides es una glándula pequeña en forma de mariposa en la parte delantera del cuello que produce dos hormonas tiroideas. Las hormonas tiroideas controlan cómo el organismo usa la energía, por lo que afectan la manera como trabajan casi todos los órganos en el cuerpo, incluso el corazón.

Las hormonas tiroideas son cruciales para el desarrollo normal del cerebro y del sistema nervioso del bebé. Durante el primer trimestre, los primeros 3 meses de embarazo, el bebé depende del suministro de la hormona tiroidea de la madre, que llega a través de la placenta. Alrededor de la semana 12, la tiroides del bebé empieza a funcionar por sí sola, pero no produce suficiente hormona tiroidea hasta las 18 a 20 semanas de embarazo.
Durante el embarazo, en las mujeres sanas la tiroides se agranda ligeramente pero no lo suficiente como para que un profesional de atención médica la pueda palpar durante un examen físico.

¿Cuáles son los síntomas del hipotiroidismo en el embarazo?
Los síntomas de una tiroides hipoactiva a menudo son los mismos para las mujeres embarazadas que para otras personas con hipotiroidismo. Los síntomas incluyen:

•Cansancio extremo.
•Dificultad para soportar el frío.
•Calambres musculares.
•Estreñimiento grave.
•Problemas de memoria o concentración.



¿Cómo diagnostican los médicos el hipotiroidismo en el embarazo?
El médico revisará sus síntomas y le hará algunos análisis de sangre para medir sus concentraciones de la hormona tiroidea. El médico también puede buscar ciertos anticuerpos en la sangre para ver si la enfermedad de Hashimoto está causando su hipotiroidismo.

¿Cómo nos puede afectar el hipertiroidismo a mi bebé y a mí? El hipertiroidismo sin tratar durante el embarazo puede causar:

•Aborto espontáneo.
•Nacimiento prematuro.
•Bajo peso al nacer.
•Preeclampsia: un aumento peligroso de la presión arterial al final del embarazo.
•Crisis tiroidea: un empeoramiento repentino y grave de los síntomas.
•Insuficiencia cardiaca congestiva.

Es vital que informe a su médico si se sometió a alguna cirugía o tratamiento con yodo radioactivo para la enfermedad de Graves, para que revise sus concentraciones de TSI. Si están muy altas, el médico vigilará al bebé para ver si presenta problemas relacionados con la tiroides más adelante en el embarazo.

Los problemas de tiroides pueden ser difíciles de diagnosticar durante el embarazo debido a las concentraciones más altas de hormonas tiroideas, por ello es importante no faltar a las consultas periódicas con el especialista para poder hacer una detección oportuna.