Escleroterapia. Para el tratamiento de várices.

La escleroterapia trata de manera efectiva las venas varicosas y las arañitas. Por lo general se la considera el tratamiento de elección para las venas varicosas pequeñas. La escleroterapia consiste en inyectar una solución directamente en la vena. La solución de escleroterapia hace que la vena cicatrice, forzando la sangre a reencaminarse a través de venas más sanas. La vena colapsada es absorbida por el tejido local y con el tiempo desaparece. Después de la escleroterapia, las venas tratadas tienden a desaparecer en el plazo de unas pocas semanas; aunque a veces puede pasar un mes o más para ver el resultado final. En algunos casos, se necesitan varios tratamientos de escleroterapia.

¿Para que se realiza la escleroterapia?
•Fines cosméticos, para mejorar el aspecto de venas varicosas y arañitas.
El procedimiento también puede mejorar algunos síntomas relacionados como:
•Dolor.
•Hinchazón.
•Ardor.
•Calambres nocturnos.

Si estás embarazada o amamantando, los médicos recomiendan que esperes para realizar una escleroterapia.

Antes del procedimiento: El especialista evaluará las venas afectadas, comprobará cualquier enfermedad no diagnosticada en los vasos sanguíneos.



Como consejo, evita afeitarte o aplicarte cualquier tipo de loción en las piernas. (Tampoco te afeites ni uses loción después del procedimiento hasta que el sitio de la inyección se haya curado). Usa prendas sueltas y cómodas para asistir a la consulta. Incluso puedes considerar ponerte un pantalón corto para que tus piernas queden expuestas.

Para este procedimiento, te recostarás boca arriba con las piernas levemente elevadas. Después de limpiar con alcohol el área a tratar, el médico utilizará una aguja delgada para inyectar lentamente una solución en la vena correspondiente. La solución, por lo general en forma líquida, actúa irritando el revestimiento de la vena, lo que causa una hinchazón hasta que se cierra y bloquea el flujo de sangre.

Eventualmente, la vena se convertirá en tejido de cicatrización y desaparecerá. A veces puede utilizarse una versión en espuma de esta solución, sobre todo cuando la vena en cuestión es más grande. La espuma tiende a cubrir una superficie mayor que el líquido. Algunas personas experimentan calambres o ardor leve cuando se inserta la aguja en la vena. Cuéntale al médico si sientes mucho dolor.

Después del procedimiento.
Podrás levantarte y caminar tan pronto como termine el procedimiento.

  • Marina Durán Parra.
  • Angiología, cirugía vascular y endovascular.
    Ced. Esp. 10834797. UNAM.

    Edificio Platino CMA. Consultorio 22. Calle 56 No. 494 C por Av. Pérez Ponce, Col. Centro.

    Atención con previa cita:
    999 688 9733.
    999 217 6549.
    dramarinaduran