Circunsición: Mitos y realidades.

El prepucio es el pliegue de piel que cubre el extremo del pene (glande). Normalmente es retráctil, sin embargo, hay enfermedades que no permiten esta retracción sencilla del mismo, esto se denomina fimosis.

Del 70-80 % de los bebés del género masculino nace con una fimosis fisiológica (normal) que va desapareciendo con el paso de los años y el crecimiento de los genitales, llegando a ser únicamente necesaria la circuncisión en aquellos infantes en los que se documentan infecciones urinarias repetitivas asociadas a la fimosis (menos del 5 % de los casos).

Los malamente “famosos” ejercicios de retracción prepucial en los bebés están totalmente contraindicados, dado que solamente ocasionan cicatrices (sinequias) entre el glande y la piel del pene, las cuales pueden llevar a complicaciones tardías en el mismo.
La circuncisión es la extirpación quirúrgica de la piel que cubre la punta del pene. Para algunas familias, la circuncisión es un ritual religioso. El procedimiento también puede ser un tema de tradición familiar, higiene personal o cuidado preventivo de la salud. Se ha visto en algunos estudios que ésta se asocia a una reducción en las posibilidades de infecciones urinarias y de transmisión sexual, sin embargo, también hay estudios que refutan estos hallazgos, por tanto, hoy en día NO PODEMOS decir que esta cirugía sea absolutamente necesaria en todos los niños, al menos por indicación médica.

Las indicaciones médicas precisas para realizar una circuncisión son las siguientes:
1.Fimosis y parafimosis.
2.Balanitis de repetición.
3.Balanitis xerótica obliterante (inflamación crónica de la piel del glande y el prepucio).
4.Razones religiosas y tradicionales en distintas culturas.



Hoy en día, podemos realizar la circuncisión de tres maneras distintas desde el punto de vista del corte de la piel y su unión nuevamente:

a)CIRCUNCISIÓN CON BISTURÍ:
Es la más común. Se realiza un corte con un bisturí frío y se unen nuevamente los bordes con una sutura. Pocas complicaciones, sin embargo, hemos visto que el proceso inflamatorio la recuperación es más lenta.

b)CIRCUNCISIÓN LÁSER:
Se viene haciendo de forma más frecuente. Literal, se utiliza un láser de CO2 para hacer el corte de la piel, lo que nos permite un mucho menor sangrado al realizar un corte más nítido y menos profundo de la piel; esto hace que el proceso inflamatorio sea menor y la recuperación más rápida. Se usan suturas y/o un “pegamento” biológico para la unión de los bordes.

c)CIRCUNCISIÓN CON ENGRAPADORA CIRCULAR:
Corta y engrapa al mismo tiempo el prepucio con la mucosa del pene. Es una excelente opción dado que la recuperación es igual rápida y el sangrado es escaso. Poca disponibilidad aquí en la ciudad de Mérida, sin embargo, estamos trabajando en ello para tener la opción pronto.

Si estás pensando en hacerte la circuncisión, acércate a tu urólogo de confianza y pregúntale sobre tus mejores opciones. No dudes en acercarte a los especialistas. Estamos para resolver tus preguntas.