Síndrome del Hombro Doloroso “El enemigo incómodo que puede llegar a ser incapacitante”

GENERALIDADES El síndrome del hombro doloroso engloba diversos problemas que pueden provocar dolor y/o molestias en dicha área. Afecta tanto a hombres como a mujeres en diversas etapas de la vida.

El síntoma principal es el dolor en el hombro, que puede ir acompañado de disminución de la fuerza y la movilidad en el brazo del mismo lado. Dichas afecciones pueden llegar al grado de ser incapacitantes para la realización de las actividades diarias de una persona.

El concepto abarca una serie de problemas que afectan a diferentes estructuras del hombro, entre ellos se encuentran la inflamación o las lesiones de los tendones del manguito rotador, tendinitis del bicipital, bursitis subacromial, pinzamiento subacromial, capsulitis adhesiva, tendinitis cálcicas, entre otros.

CAUSAS

Las causas que pueden desencadenar una patología o lesión en el hombro consisten en la degeneración de los tendones por exceso de uso (desgaste por edad o trabajo), esfuerzos físicos laborales o deportivos de forma repetitiva y/o repentina (por ejemplo en los pitchers en el béisbol o en trabajadores que usan constantemente los brazos), así como traumatismos violentos (caídas, golpes o accidentes). El dolor en el hombro también puede ser causado por una enfermedad del tejido conectivo como la artritis reumatoide.

SÍNTOMAS Y SIGNOS

Pueden presentarse varios o todos los de la siguiente lista:
•Dolor en el hombro de predominio en su cara lateral o delantera, que puede irradiarse al brazo.
•Dolor que empeora en la noche e incluso despierta al paciente durante el sueño.
•Dolor al elevar el brazo por encima de los 90 grados, esto es, por encima de la altura del hombro.
•Pérdida o disminución de la fuerza/movilidad del hhombro y del brazo.
•Atrofia (debilidad) de varios músculos alrededor del hombro.



TRATAMIENTO

La mayoría de las veces el tratamiento inicial consiste en la administración de medicamentos específicos para el dolor y la inflamación, estos medicamentos pueden ser administrados por vía oral o incluso mediante su aplicación directa en la zona del dolor, ya sea de manera tópica (crema o ungüento) o por medio de una inyección. En ocasiones específicas es necesario el uso de terapia física para lograr mejores resultados y más duraderos. Pese al tratamiento, pueden llegar a transcurrir semanas para la disminución y eliminación de las molestias, es por esto que se requiere paciencia. El tratamiento está basado en tres objetivos:
1. Restablecer el funcionamiento de la articulación.
2. Recuperar la fuerza de la musculatura.
3. Eliminar el dolor.

Frecuentemente el tratamiento mencionado anteriormente. es suficiente para mitigar el problema, sin embargo, en algunas ocasiones el tratamiento conservador no logra los resultados positivos esperados en l@s pacientes, por lo que será necesario valorar si se requiere de una intervención quirúrgica. En la actualidad existen modernas técnicas quirúrgicas ambulatorias y de mínima invasión para aliviar estos problemas.

En caso de que usted padezca dolores o molestias en el hombro y/o el brazo, debe recibir una valoración integral por SU ORTOPEDISTA DE CONFIANZA para un diagnóstico y tratamiento oportunos; pudiendo evitar de esta manera, una intervención quirúrgica.