La sanación holística.

Estaba acostado boca arriba, haciendo respiraciones controladas como me lo había indicado mi maestro, cuando sentí un aire cálido rodear mi cuerpo. Era como si una corriente de aire hubiese logrado penetrar en la habitación cerrada y me envolviera completamente a pesar de la cama. Sentí claramente como un hormigueo recorría mi espalda y me aliviaba de ese dolor que llevaba días molestándome. En un instante, y a pesar de la distancia, pude sentir el alivio ocasionado por la sesión de sanación energética.

Esta es una de las tantas experiencias que he logrado vivir en el mundo de la sanación holística. Pero antes de continuar me gustaría comentarles a que llamo (o llamamos) holística.

La holística ha sido tomada como una corriente o tendencia que considera que el todo es mayor que sus partes. Es decir, un fenómeno o una situación cotidiana debe ser analizada y tratada desde la totalidad y no sólo desde un punto de vista. La holística de hecho, proviene del griego Holos que significa “todo”.

Considerar todos los elementos que pueden influir en una situación o problema, puede llevarnos a comprender mejor el origen e incluso a encontrar una solución más adecuada.

Pensemos en algo cotidiano, molesto y que a todos nos gustaría aliviar en un instante: Un dolor de cabeza. Cuando éste se presenta, podemos tomar una pastilla de las muchas que existen en el mercado y sentir alivio en unos minutos. Sin embargo, identificar el origen de este síntoma, nos ayudará a erradicarlo por completo desde la raíz. Un dolor de cabeza puede deberse a exceso de estrés, a un problema de la vista, a una deficiencia de nutrientes o incluso a una falta de horas de sueño.



Pues bien, la holística propone exactamente esto: identificar, analizar y tratar un problema o situación tomando en cuenta todos los factores que pueden estar interviniendo. Y es así que la medicina holística o alternativa se entrelaza con la medicina tradicional y la medicina moderna para ofrecer a las personas una opción en el tratamiento de sus padecimientos.

Es importante aclarar que la medicina holística o alternativa no sustituye los diagnósticos y tratamientos indicados por los médicos profesionistas. Simplemente son un complemento para una mayor mejoría.

Entre la amplia gama de las herramientas que la holística nos ofrece se encuentran la meditación (individual, grupal o guiada), el Reiki, la angelología (ángeles y arcángeles), el Péndulo Hebreo, la cristaloterapia, la sanación energética, el uso de oráculos y péndulos, antiguas creencias como el Hoponopono e incluso la herbolaria. La biodescodificación y la psicogenealogía, también suelen incluirse en este rubro.

La sanación holística busca encontrar el origen de nuestros males en nuestros pensamientos y sentimientos inconscientes, para hacerlos conscientes y tratarlos de una vez y para siempre.

Si algo de este texto te vibra, te invito a que profundices un poco más en el tema. Si no, simplemente te agradezco por haber leído hasta el final. Un abrazo de Alma a Alma.