MIGRAÑA El dolor que te pone de cabeza

Un episodio de migraña es diferente de un dolor de cabeza, un episodio suele ocurrir en etapas y puede durar varios días. Puede afectar la vida diaria de una persona, incluida su capacidad para trabajar o estudiar.

La migraña es una de las afecciones más comunes en el mundo, es una cefalea primaria episódica crónica y sus síntomas pueden ser muy intensos.

La forma en que la migraña afecta a las personas también puede variar. Existe una variedad de factores desencadenantes, gravedad, síntomas y frecuencia. Algunas personas tienen más de un episodio por semana, mientras que otras los tienen solo ocasionalmente.

Las características genéticas pueden influir, dado que tener antecedentes familiares de migraña es un factor de riesgo común. Los desencadenantes de la migraña varían, pero incluyen los cambios hormonales, desencadenantes emocionales, factores dietéticos, el consumo de ciertos medicamentos y factores ambientales (pantallas que titilan, olores fuertes, ruidos fuertes, habitaciones congestionadas, cambios de temperatura y luces brillantes).

La migraña es más que una cefalea. Los síntomas asociados como las náuseas (y en ocasiones los vómitos), la fotofobia y la sonofobia son sobresalientes.



Existe dificultad para concentrarse durante los ataques, la actividad física habitual suele agravar la migraña; este efecto, sumado a la fotofobia y la sonofobia, anima a la mayoría de las personas que sufren esta afección a acostarse en una habitación silenciosa y oscura durante los ataques. Los ataques intensos pueden resultar incapacitantes y perturbar la vida familiar y laboral.

Las personas con migraña episódica pueden desarrollar una migraña crónica. A menudo, estos cuadros se desarrollan en personas con abuso de fármacos para el tratamiento agudo de las cefaleas.

La migraña no tiene cura. Sin embargo, los medicamentos pueden tratar los síntomas cuando surgen y es posible tomar medidas para reducir la frecuencia y la gravedad de los episodios. Es importante no abusar de la medicación, ya que hacerlo puede provocar otro dolor de cabeza.

Acude con tu médico especialista para determinar adecuadamente qué cantidad de cada medicamento es segura y eficaz.