Angioplastia de arterias puede salvar el pie diabético.

La diabetes se ha transformado en uno de los principales problemas de salud de nuestra sociedad, estimándose incluso que en las próximas décadas esta patología será una de las principales preocupaciones a nivel mundial.

Sin ir más lejos, proyecciones realizadas para el 2030 pronostican una cifra nada positiva de 32 millones de afectados con diabetes en Latinoamérica.

Los diabéticos tienen niveles de azúcar muy altos, lo que provoca que se tapen las arterias ubicadas en las piernas y que los pies comiencen a perder la sensibilidad. Por ello, la persona puede no darse cuenta que tiene una herida, ampolla o irritación. Al no llegar la sangre a las heridas, a causa de la obstrucción, éstas son incapaces de cicatrizar y el tejido no recibe oxígeno ni alimentos, algo fundamental para que se cure y defienda de las infecciones.

Es por lo anterior, que una de las alternativas que tienen mejor pronóstico a corto y mediano plazo es la angioplastía, que consiste básicamente en dilatar una arteria que está estrecha mediante un catéter que tiene un globo desinflado en la punta, el que se introduce por una zona remota (la ingle por ejemplo) y navega hasta llegar donde se encuentra la obstrucción.
Lugar donde se infla este globo que finalmente abre la zona estrecha. Además, para evitar que la arteria afectada se vuelva a obstruir, se puede insertar al mismo tiempo una malla metálica de forma tubular adaptable llamada stent, que se queda dentro de ella, recubriendo las paredes y evitando que éstas vuelvan a retraerse.



Recomendaciones para el cuidado de los pies de personas con diabetes:

– Utilizar un calzado adecuado, cómodo y que no provoque heridas.
– Controlar de forma permanente los niveles de azúcar.
– Secar correctamente los pies después de la ducha.
– No exponerse a quemaduras o traumatismos, como acercarlos mucho a estufas o andar descalzos.
– Revisar diariamente los pies: si la vista del paciente está comprometida, es necesario que consiga ayuda.
– Es imprescindible mantener la piel humectada y seca, los callos e imperfecciones deben ser limados con mucho cuidado, las uñas deben ser cortadas una vez a la semana o cuando sea necesario.

En caso de una lesión, se debe buscar ayuda profesional de inmediato, de este modo la herida se tratará de manera adecuada, este procedimiento amerita anestesia y un corto periodo de hospitalización.

  • Marina Durán Parra.
  • Angiología, cirugía vascular y endovascular.
    Ced. Esp. 10834797. UNAM.

    Edificio Platino CMA. Consultorio 22. Calle 56 No. 494 C por Av. Pérez Ponce, Col. Centro.

    Atención con previa cita:
    999 688 9733.
    999 217 6549.
    dramarinaduran