La importancia de la vacunación Como medida para la prevención de enfermedades

Vacunarse es una de las formas más seguras de proteger la salud, preparan al cuerpo para defenderse contra las enfermedades. Cuando una persona recibe la vacuna, el sistema inmune reconoce temporalmente la vacuna como extraño y producirá anticuerpos para defenderse en caso de contagio. Por lo tanto, las vacunas ayudan a prevenir el contagio y la propagación de enfermedades graves y a evitar que si nos hemos contagiado, la enfermedad se desarrolle de manera mortal.

A continuación, encontramos cinco vacunas muy importantes que debes aplicarte:

Vacuna contra la Influenza: Es la enfermedad estacionaria más frecuente en invierno. La vacuna protege contra la influenza A y B. Se aplica prácticamente a toda la familia; a personas mayores de 60 años, personas de 19 a 59 años de edad con factores de riesgo y a niños y adolescentes de 5 a 18 años con factores de riesgo. Se les aplica una dosis cada año.

Vacuna contra COVID-19: Comprende al conjunto de vacunas que previene la enfermedad provocada por el SARS-CoV-2, virus responsable de la pandemia de coronavirus. Esta vacuna evita presentar síntomas graves causados por la infección del COVID-19. La eficacia de las vacunas contra la COVID-19 comienza a disminuir entre cuatro y seis meses después de completar la primera pauta de vacunación. Se recomienda recibir una dosis de refuerzo para mejorar la protección contra las formas de presentación graves.



Vacuna contra Herpes Zóster: El herpes zóster es una enfermedad causada por la reactivación del virus de la varicela zóster, que también es responsable de la varicela. Provoca una dolorosa erupción con ampollas y puede ir seguida de dolor crónico, así como de otras complicaciones. Está indicada en los adultos de 50 años o más y en personas de 18 años o más con riesgo incrementado de padecer herpes zóster. La vacuna reduce su incidencia, que se ve aumentada con la edad; se administra en una serie de dos dosis, la segunda dosis es aplicada a los 2 meses de la primera dosis.

Vacuna contra TDAP: Esta vacuna protege a los bebes, adolescentes y adultos de tétanos, difteria y tos ferina; la difteria y la tos ferina se contagian de persona a persona, mientras que el tétanos entra en el cuerpo a través de cortes o heridas. Deben de vacunarse los niños y adolescentes de 11 a 18 años, embarazadas y los adultos mayores de 19 años con un refuerzo de la vacuna TDAP, cada 10 años o después de 5 años en el caso de una quemadura, herida grave o contaminada.

Vacuna contra el VPH: La mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino están asociados al Virus del Papiloma Humano (VPH). La inmunización generalizada con la vacuna contra el VPH, podría reducir el impacto del cáncer cervicouterino y otros tipos de cáncer causados por VPH. Se administra en el brazo mediante una inyección intramuscular. La vacuna está indicada en niños y adolescentes a partir de los 9 años de edad. Se administra en 2 o 3 dosis. La primera dosis se aplica en cualquier momento, la segunda dosis se administra 2 meses después de la primera dosis y la tercera dosis a los 6 meses de la primera inyección.

Las vacunas salvan millones de vidas cada año, vacúnate.