¿QUÉ ES UNA PRÓTESIS DE CADERA?

La prótesis de cadera es el reemplazo de la articulación de la cadera con la finalidad de brindar una mejor calidad de vida al paciente. El reemplazo de la articulación afectada es mediante una cirugía mayor que consiste en la sustitución de la cadera degenerada por una articulación artificial.

El desgaste de la cadera conlleva dolor, limitación del movimiento y otras molestias que en la mayoría de los casos suele remitir con tratamientos conservadores. En los casos que esto no sea posible, una prótesis de cadera resulta ser la mejor opción para recuperar la movilidad y eliminar el dolor.

Dependiendo del tipo y grado de la afectación articular, se selecciona dentro de los diferentes tipos de articulaciones artificiales de cadera. También la elección del tipo de prótesis depende de la edad del paciente, la calidad y salud de su sistema óseo. Siendo así, los tipos son:

•Prótesis de resuperficialización: La artroplastia de cadera de recubrimiento es una alternativa a la artroplastia total de cadera convencional en la que se realiza una resección ósea limitada del cuello y de la cabeza femoral mediante la implantación de un componente, a modo de caperuza, que se articula con otro acetabular (artroplastia total de recubrimiento) o con el acetábulo nativo (artroplastia parcial de recubrimiento). Los candidatos ideales son pacientes menores de 60 años con buena calidad ósea, preferentemente varones. Las principales indicaciones son la artrosis de cadera sin gran acortamiento o deformidad, la necrosis femoral, la displasia, secuelas de epifisiolísis o enfermedad de Perthes, la artrítis reumatoide y la artrosis postraumática.
•Prótesis total de cadera: Implica el reemplazo completo de la cadera lesionada y normalmente es seleccionada en caso de un importante daño articular.



•Prótesis parcial de cadera: Es la selección frecuente en caso de fracturas femorales y no de enfermedades degenerativas.
•Prótesis de revisión: Se usa en caso de que una de las anteriores se vea desgastada o se haya aflojado. Generalmente son de mayor diámetro e implica la colocación de otras piezas para adaptarse a unas proporciones articulares modificadas.

La prótesis de cadera se hace necesaria cuando la articulación coxofemoral natural está tan dañada o desgastada por cambios degenerativos, lesiones o enfermedades que los métodos de tratamiento conservadores ya no prometen el éxito de curación requerido.

Si bien el procedimiento de reemplazo articular no puede ser evitado en muchos casos debido a que existen factores causales imprevistos como las fracturas, que no pueden ser prevenidos. Sin embargo, el desgaste, la degeneración articular progresiva y dolor pueden ser prevenidos y ralentizados con algunas simples acciones como mantener un peso saludable, realizar actividad física de manera regular, ejercicios enfocados en el fortalecimiento y la flexibilización de las caderas y llevar una dieta balanceada.

La completa recuperación luego de su colocación, requiere del trabajo conjunto de paciente y médico especialista. Acude con tu profesional de atención médica especializada. La prevención y el diagnóstico temprano marca positivamente la diferencia.