¿Comó puedo mejorar la salud de mi próstata?

Aliméntate de forma saludable. Una dieta sana no solo consiste en comer bien, sino en nutrirse. Lo ideal es aumentar la ingesta de alimentos naturales como frutas, hortalizas y verduras, legumbres, cereales integrales y proteínas de calidad, reducir el consumo de lácteos (leche, yogur, queso), azúcares, carnes rojas y grasas, en general.

Evita el exceso de peso. Mantener un peso saludable ayuda a mejorar la salud en general y a prevenir, entre otros, los problemas en la próstata.



Practica ejercicio. Haz deporte, en función de tu capacidad, durante al menos 30 minutos al día varios días por semana y trata de adoptar hábitos sencillos como ir caminando a los sitios o subir siempre por las escaleras.

Acude al urólogo. Las revisiones anuales son fundamentales para poder prevenir, detectar y tratar cualquier problema a tiempo.