#TipSaludyVida

1-¡Sí a los hidratos de carbono complejos, no al hambre! Con complejos nos referimos a la papa, pasta, arroz, avena…
Este tipo de alimentos te aportan saciedad controlando el hambre y los odiosos “picoteos” entre comidas y colaciones.

2- ¡Beber el agua que necesites!
Pese a lo que se cree, el agua no adelgaza, por eso no es necesario estar todo el día con la botellita en la mano.
Así, que bebe lo que tu cuerpo te demande, ni más ni menos.



3- Que tus raciones de fruta y verdura, sean en crudo El consumo en crudo, siempre que se pueda, es el mejor modo de asegurar el aprovechamiento de los nutrientes de frutas y verduras.

4- Reduce el consumo de carne.
No superes las 3 o 4 raciones de carne a la semana y consume, siempre que sea posible, carnes blancas y magras como pollo o pavo.

5- No estés más de 2 horas en el sofá ante la televisión Este consejo se hace extrapolable a cualquier actividad sedentaria.
El sedentarismo es uno de los grandes enemigos de un estilo de vida saludable.