Cirugía de mentón.

El mentón es un punto anatómico muy importante en el rostro, proporciona en ciertos tipos de cara grandes rasgos de personalidad y de carácter, lamentablemente los defectos en el mentón resultan claramente notorios, por ello es clave entender todos los aspectos de la cirugía; ocurre con frecuencia que la gente puede percibir que existe algo dentro de su cara que quiere modificar pero no sabe exactamente qué es.

Muchos pacientes acuden a consulta con el cirujano plástico facial porque quieren afinar su nariz, o enderezarla, (rinoplastia o punta nasal) o tal vez practicarse una cirugía de párpados (blefaroplastia), pero es sólo cuando pueden observarse a sí mismos en el estudio fotográfico, que logran comprender que con solo un aumento del mentón, (mentoplastia) pueden crear cambios definitivamente positivos en su rostro.

¿En que consiste el procedimiento?
La vía de abordaje de la cirugía dependerá de las características anatómicas de cada paciente y si este procedimiento está asociado a otra cirugía de la región, como afinar las mejillas mediante la resección de las bolsas grasas de Bichad en las mejillas. Se realizará la colocación de una prótesis de mentón de silicón o se realizará una manipulación del hueso para lograr el cambio deseado.

El cirujano certificado realiza una incisión intraoral (dentro de la boca), por la cual introduce el implante de silicona que adapta al contorno de la mandíbula. La incisión se cierra con una sutura mínima, la que se reabsorbe por sí misma después de algunos días.

También es posible realizar la incisión bajo el mentón con una herida muy pequeña que queda camuflada bajo la mandíbula.



La mentoplastia es un procedimiento que generalmente no produce dolor si se manejan adecuadamente los tejidos, por ello siempre debe ponerse en manos de cirujanos plásticos certificados. La inflamación es poca; normalmente el paciente permanece con las cintas de micropore los primeros 7 días.

La recuperación después de una cirugía del mentón tarda por lo menos 10 días para que se empiecen a ver los resultados finales. La inflamación habrá disminuido en un 90% luego de 1 mes.

Se le la recomendará al paciente en el postquirúrgico una dieta consistente en alimentos líquidos y blandos durante algunos días. En los primeros días, habrá un dolor y un aumento de volumen discreto en la región operada, molestias que son tratadas con los medicamentos.

Este procedimiento produce un cambio estético significativo, tanto por la modificación local como por el mejor equilibrio que se consigue en el resto de la cara, especialmente con la nariz. Los resultados son muy naturales.

Recomendamos acudir con Cirujanos Plásticos Certificados por el Consejo Mexicano de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva.